4 de junio de 2012

Una historia real.

Una vez mas nos encontramos a principios de mes, así que toca recomendación literaria y en esta ocasion también pediros un pequeño favor. Tanto si os gusta leer como si no, me gustaría que en esta ocasión todo el mundo que visita Potedaia abriese mucho los ojos para disfrutar de este relato: Sadako y las Mil Grullas de  Papel.
Este es uno de esos libros que deberían de ser de obligada lectura en las escuelas, en lugar de recomendar libros que no llevan a ninguna parte. Pero antes que nada voy a poneros en antecedentes: ¿Quien es Sadako?, pues ni mas ni menos que una niña superviviente a la bomba de Hiroshima. En un relato corto de tan solo ochenta y dos paginas incluyendo ilustraciones y de muy fácil lectura se narra la vida de esta niña japonesa que se convirtió con su fuerza de voluntad en símbolo de la paz en Japón.
Tras el bombardeo de Hiroshima y Nagasaki (dos de las barbaridades mas grandes cometidas por el hombre en su historia), Ella y varios miembros de su familia sobrevivieron sin apenas rasguños. Durante años la niña que tenia dos años cuando se produjo el bombardeo, creció totalmente sana. Era una de las atletas mas destacadas de su instituto y corría como el viento... sin embargo y durante una de esas carreras algo en su cuerpo dio muestras de no funcionar bien y se derrumbo.
Al poco tiempo y tras varias pruebas medicas los doctores le diagnosticaron una extraña enfermedad a la que habian dado el nombre de leucemia y de la que ya se tenia noticia, producto de la radiactividad y cuyos efectos sobre el cuerpo humano estaban demostrando a largo plazo ser totalmente desastrosos.
Cada día mas falta de fuerzas en el hospital recibia a menudo a sus compañeros de colegio que iban a visitarla, una buena mañana su mejor amiga estaba muy alegre; le contó una antigua leyenda japonesa que decía que todo aquel que fabricase mil grullas de papel y pidiese un deseo, al final se cumplia. Su amiga le entrego unas cuantas hojas de todo tipo y le enseño como hacer una grulla de origami.
Poco a poco, con los envoltorios de chocolatinas, los prospectos de medicamentos y todo tipo de papel que caía en sus manos Sadako comenzó a fabricar grullas y siempre que terminaba una pedía lo mismo: "sagrado espíritu de la grulla, haz que me cure". Pero el tratamiento no parecía dar resultados y había días en los que los antibióticos la dejaban postrada sin fuerzas y sin poder apenas moverse.
En  el Parque de la Paz de Seattle hay una estatua de Sadako Sasaki, siempre esta cubierta de grullas que la gente y en especial los niños llevan hasta allí, sin embargo a día de hoy, ni el gobierno ni ningún presidente de los Estados Unidos, ha pedido perdón, se ha disculpado o ha acudido al memorial de Hiroshima donde todos los años se celebra el recuerdo del bombardeo para que jamas se olvide.
Otros dias parecía recuperarse totalmente y retomaba el trabajo hasta el punto de tener la habitación con el techo repleto de grullas de papel de todos colores y tamaños, pero Sadako no llego a completar todas las grullas... Sus amigos de clase continuaron la labor y las terminaron en su honor. Hoy y cada año en el aniversario del bombardeo de Hirosima, cientos de miles de grullas de colores son envidados desde todas las partes del mundo y colocados por la asociación que difunde su memoria a los pies de la estatua de Sadako Sasaki, al pie de la estatua puede leerse: "ESTE ES NUESTRO GRITO, ESTA ES NUESTRA PLEGARIA... QUE HAYA PAZ EN EL MUNDO".
En este link podéis descargaros dos cosas, el libro en pdf (como os digo en tan solo una horita de vuestro tiempo o un poco mas se puede leer), y el manual de como hacer una grulla de origami. Aunque siempre os recomiendo que compréis el libro, este tan solo cuesta doce eurillos de nada y merece la pena tenerlo en la estantería. Puedo deciros que esta historia la conocí en una exposición de origami en mi ciudad y me impacto tanto que tras comprar el libro y leerlo no tarde en comprar papel de colores de papiroflexia y a día de hoy en mi habitación tengo mil grullas de colores colgando en una esquina a la espera de enviarlas a Japon: http://www.mediafire.com/?cx7w4hqwt6wmylw
Aunque en esta foto parece una cruz, lo que la estatua de Sadako sostiene sobre su cabeza es una grulla de bronce, el monumento se encuentra en la ciudad de Hiroshima en el Parque de la Paz y podéis comprobar los millares de grullas enlazadas en hilo a sus pies formando una montaña.

NINGÚN KENDER DEJO DE GRITAR NO A LA GUERRA A LOS CUATRO VIENTOS DURANTE ESTA ENTRADA.

11 comentarios:

  1. Reina Amazona2:04 p. m.

    Que bonita historia ahhora si que me hice llorar. seguro de llegar a las mil grullas se curaba. Que pena pero es algo para aprender. Y si ya es tiempo de darle un chance a la paz.
    Lastima que algunos no lo entienden comenzara a hecer grullas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Una historia, lamentablemente, preciosa. Ojalá no existieran historias así, pero ya que por desgracia las hay, por lo menos, que no se repitan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Opino lo mismo, la primeras victimas de la guerra son los niños.
      Un saludete.

      Eliminar
  3. Caramba Kender me asombras. Hace tiempo me entere de esta historia, se las contaba a mis niños cuando les enseñaba origami. Un día uno de ellos hizo el propósito de hacer las mil grullas, lo dejo en unas 150. La voluntad, la fe, la esperanza son poderosas cuando se alimentan y se conservan en el corazon!
    Gracias por los link, hacia tiempo que quería tener la información fidedigna de esta historia.

    Saludos maestro, como siempre me deja este tu blog, un grato sabor de boca y gratos recuerdos!

    ResponderEliminar
  4. Me alegro que te haya gustado la entrada :D, no sabia que enseñabas origami a los peques. Lo cierto es que una buena mañana me propuse hacerlas porque dicen traen suerte, asi que aunque hubo gente que me dijo que estaba completamente loco (en serio), me puse manos a ello, cien al dia... pero habia dias en los que no aperecia, al final y tras dos meses realice las seiscientas que me quedaban en una sola semana :D. Lo cierto es que es un bonito adorno, son diez ristras de cien grullas cada una de diez colores distintos ordenados y alegran bastante la vista, sobre todo cuando pienso en el esfuerzo y que fui capaz de completarlas jeje.
    Un saludete.

    ResponderEliminar
  5. Querido Kender, he dado clases a niños desde los 3 a Los 21 años! Y debo confesar que me encanta la profesión docente!

    Eres constante y decidido, cualidades admirables y que todos los que seguimos tu blog aplaudimos y agradecemos.

    Saludos cordiales y afectuosos como siempre maestro!

    ResponderEliminar
  6. Pues muchas gracias, no sabia que teniamos aqui a una maestra de pro :D, espero que te haya gustado el libro y que lo recomiendes pues merece la pena leerlo ;).
    Un saludete.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo9:36 a. m.

    por desgracia las guerras siguen :(
    y una vez vi una entrevista donde uno de los tipos que lanzó la bomba dijo que no se arrepentía y lo volvería a hacer porque era su deber :(

    ResponderEliminar
  8. Esa misma entrevista es parte de un documental de dos horas sobre Hiroshima impactante, lo cierto es que un filosofo griego dijo: LA UNICA FORMA QUE TIENE EL HOMBRE DE CONTROLAR SU POBLACION EVITANDO ASI QUE DESTRULLAN TODO A SU ALREDEDOR Y CONSUMAN TODOS LOS RECURSOS, ES LA GUERRA.
    Desgraciadamente es asi,
    Un saludete.

    ResponderEliminar
  9. Conocía este libro desde pequeña, muy bueno, la verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es uno de mis libros favoritos.
      Un saludete.

      Eliminar