5 de mayo de 2011

Desapariciones misteriosas.

Durante el rodaje de la tercera temporada y entre su fin y el comienzo de la cuarta, se produjeron una serie de desapariciones misteriosas de atrezzo y vestuario de Xena. No de su traje pero si de pequeños objetos utilizados para la decoración o el atuendo de la serie.
Lo que en un principio se achaco a despistes o pequeñas perdidas como algunos abalorios o un cáliz (cosa que con tal cantidad de objetos en los almacenes era común), comenzo a ser un verdadero problema cuando empezaron a faltar piezas mas grandes. El despiste paso a ser preocupante cuando en una semana de parón en el rodaje debido al  mal tiempo, desaparecieron del almacén de armas varios escudos de distinta manufactura y algunas armas.
Se reviso la seguridad de los estudios aumentando la presencia de vigilantes privados y se instalaron cámaras para evitar los "pispamientos", pero aun así la cosa paso a mayores cuando lo que desapareció fueron varios trajes de amazona y de romano.
El enfado entre los productores y los encargados de mantener en buen estado los objetos era mayúsculo, hasta que se dio con los culpables tras meses de investigación policial que incluyo agentes de paisano en los propios estudios; la sorpresa fue mayor cuando se descubrió que los responsables de este desaguisado habían sido dos guardias de seguridad que en colaboración con alguien del exterior (a quien no se pudo echar el guante hasta mucho mas tarde), habían hecho desaparecer todos los objetos que faltaban.
Algún tiempo después de que terminara la serie comenzo un alubion de venta de objetos anunciados en paginas de subastas (una muy conocida), como reproducciones de atrezzo y vestuario de Xena. La noticia llego vía Xenites hasta Universal y Renaissance ante la extrañeza de la calidad de las supuestas reproducciones que en realidad eran piezas originales.
Tras comprobar que aquellos eran muchos de los objetos que habían desaparecido obligaron a las paginas de subastas a ser retirados, tras seguir los datos del vendedor y la pista para averiguar quien los había puesto a la venta (en todas era el mismo usuario), se consiguió dar con el en Auckland. Recuperando parte de lo substraído de manos de como no iba a ser, un Xenite cuyos amigos eran los guardias de seguridad detenidos y que les prometió una jugosa cantidad de dinero cuando subastara los objetos a un alto precio.
Con esto termino el misterio del caso de "La extraña desaparición de atrezzo de la Princesa Guerrera", un titulo que quedaría bien en cualquier caso de Sherlock Holmes o en una novela de Agata Christie de no ser porque fue un hecho verdadero.

UN KENDER REVISABA SU MERCHANDISING DE XENA POR SI ACASO.

6 comentarios:

  1. Qué fuerte! La verdad es que hay que tener mucha cara para sisar. Por muchas que fueran las ganas de tener algo yo no me atrevería. De todos modos lo de esta gente ya fue algo demasiado exagerado. De haber sisado algo pequeño y como cosa puntual pues mira... no está bien pero se podían dar por contentos. Me alegro de que los pillasen! Se pudo recuperar alguna pieza?

    ResponderEliminar
  2. Lo cierto es que se recupero todo lo que estaba puesto a la venta en subasta, pero de lo que ya se habia vendido no. Y mira que no costaba nada decir... oye ya que ha terminado la serie antes de que subasteis todo, ¿me puedo llevar estos pergaminos de Gabrielle? y como mucho pispar algo como dices pequeño al descuido.
    Un saludete.

    ResponderEliminar
  3. rodofita1:13 p. m.

    yo igual alguna cosilla pequeña una monedita,algo.....jijiji pero para mi disfrute personal

    ResponderEliminar
  4. O mejor todavia, el juego de cartas de el Rey del Timo para jugar con los amigos y pisparles la paga jeje.
    un saludete.

    ResponderEliminar
  5. Sinceramente yo hasta lo entiendo, rodeado de atrezzo de Xena, ¿quién se resistiría? Aunque eso sí, yo no lo habría vendido, me lo habría quedado como una valiosa colección.

    ResponderEliminar
  6. Es que para mi, muy fan de Xena no debia ser cuando lo que intento hacer es un negocio :) y por otra parte tampoco muy espabilado cuando pensaba que no le podian atrapar.
    Un saludete.

    ResponderEliminar